Inundacion del Emma Maersk

Si recordáis, el 1 de febrero de este año, al ir a entrar en el Canal de Suez, el mayor barco del mundo en aquel entonces, sufría una vía de agua que le dejaba con la sala de máquinas inundada con unos 14000 m3. La pericia de sus tripulantes permitió atracarlo en la propia terminal de la A.P. Moller en Suez, y evitó la perdida del barco con su carga, bloquear el Canal y para los más puristas hasta la contaminación.

Las primeras noticias indicaban que la inundación había venido por el túnel del eje, tras una vía de agua en una de las hélices laterales de popa. Siendo un barco nuevo de 397 metros de eslora y con la sala de máquinas casi en la mediania, daba que pensar que las puertas estancas habían fallado, pero conociendo las costumbres del gremio de la grasa era posible probable que fuesen abiertas, ya que andar abriendo y cerrando suele ser un coñazo y en pocos barcos se suelen usar como se debe. Total, que los culpables serían los tripulantes, ese factor humano que sigue existiendo en los barcos.

Emma Maersk

Emma Maersk

Afortunadamente, se salvaron todos para poder contar la historia, pero además, se salvó el barco para evitar que quedasen dudas de los testimonios. La historia que fue corroborada en el astillero de Palermo, donde acabó reparando, y ahora se recoge en el informe. Las puertas funcionaron como Dios manda, pero los pasacables que llevaban la electricidad a las hélices laterales no resistieron la presión hidrostática y fueron las que permitieron la inundación. Fallo de diseño, en este caso, de uno de los astilleros de la propia Maersk en Dinamarca. (Ya lo cerraron, ahora construyen en Corea)

El relato de los hechos pone los vellos de punta, la entrada de agua activa, entre otras cosas, las alarmas de incendio manuales, ¿curioso verdad?, así la tripulación es alertada por un posible incendio, (estos no llevan pasajeros bromistas) y no es hasta que acuden al local de la hélice, cuando se dan cuenta de cual es el problema.

Tunel del eje, unos 120 metros

Tunel del eje

Con el Jefe en la Máquina, descartado el incendio y sin poder contener la inundación, el Viejo decide que la única salvación es dar toda avante y alcanzar la terminal antes de la esperada caída de planta. Imaginaros la decisión de dar candela, el Emma era el tercero de la fila, decisión que implica romper el convoy, de noche y en la entrada de Suez con la fila de barcos ya formada. La radio con el VTS preguntado qué pasaba y suspendiendo la entrada echaría humo en mil idiomas, mientras cada uno buscado su escapatoria. Y todo lleno de botecitos, desde el fulano del foco, al del mercadillo, los amarradores, los prácticos.

Derrota seguida hasta atracar

Derrota seguida hasta atracar

Mientras en la máquina, corrían a cerrar puertas estancas para contener la inundación y alineaban las bombas de lastre para largar todo el agua del túnel (con su grasilla) al mar directamente. Una vez atrincherados tras la puerta estanca de la sala de máquinas, pronto observan que el agua empieza salir por el sello del eje, sin embargo, su sorpresa será mayúscula, cuando con un fuerte ruido, salta el sello del pasa-cables del túnel situado a unos 6 metros por encima de la quilla (15 metros de calado o sea 9 de presión), además, también se les inundo por el mismo camino una de las bodegas en popa, llama la atención la actuación de la tripulación reforzando uno de los pasacables con maderas (¿dónde encontrarían semejante madero?) y cuñas.

Sello de los pasacascos para pasar el cableado

Sello de los pasacascos para pasar el cableado

Control de Averías -  Tapando una de las vías de agua

Control de Averías – Tapando una de las vías de agua


Para redondear, todos los automatismos hacían lo posible por protegerse parándolo todo, y al Jefe le debían de llevar los diablos, recordando los motores sin electrónica, ni ordenadores o alarmas innecesarias con las que perder el tiempo. Con la situación descontrolada, el principal acaba cayendo al quedar casi sumergido, pero no así los auxiliares que estaban más arriba, sin embargo, nuevamente los automatismos y protecciones trabajaban en contra de la salvación del barco. Por otra parte, el diseño de las aspiraciones de las bombas tampoco era muy acertado, ni estas eran fáciles de manipular, más con el túnel inundado, cosa que contribuyó, a pesar de tener unas pedazo de bombas, a la inundación.

Entrada de agua a la Sala de Máquinas

Entrada de agua a la Sala de Máquinas

Y por fin, la causa original, la hélice transversal de popa fabricada por KaMeWa, ahora Rolls-Royce, resulta que el método de fabricación ha mejorado, pero estas era de la primera hornada y por culpa de la fatiga de los materiales, (qué bonito termino sin responsabilidad), había perdido tres palas, lo que originaba unas vibraciones que acabaron por rajar la base donde se sujetaba el motor, encima le darían caña sin saber que estaba coja.

Hélice transversal de popa sin tres palas

Hélice transversal de popa sin tres palas

Al final, con el apoyo de los remolcadores consiguieron atracarlo a salvo en la terminal de la Maersk. Un trabajo de medalla para todos los implicados que se salda sin heridos, ni contaminación notable.

El tema de los errores de diseño, empezando por las alarmas, y siguiendo por los pasacascos, bombas y hélice, no es baladí, estamos hablando de unos supuestamente punteros astilleros de Odense en Dinamarca y del mayor barco del mundo hasta este año. Si se llega a perderse, seguramente algún pardillo hubiera cargado con la culpa, aunque haciendo memoria, estos de la Maersk ya le dieron fuego al puente del Emma 😉

Leeros el informe, que merece la pena

Esta entrada fue publicada en Accidentes, Investigación Accidentes y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

3 Respuestas a Inundacion del Emma Maersk

  1. pepiño dijo:

    muy agudos ,,,,estando yo en la marina ,,,,atentado en Santander en el d43 marques de la ensenada como cabo de talleres a flote ,,gracias a los conocimientos en la escuela de mqs ,nos enseñaron los trucos de apuntalamiento y achique salvamos el buque ,,,,,,,,,me suena

  2. FERDEQUE dijo:

    certero artículo y bien contado. Sólo un detalle más. El barco llegó a tener 16 metros de agua y 16 metros de calado…y así se quedó hasta el mediodia sigueiente que empezamos a descargar. Quiere eso decir que no se hubiera hundido.
    Se decidió mas tarde hacerlo estanco para dejar el agua dentro de la sala de máquinas hasta Palermo, para evitar la corrosión.
    Y otro detalle: mirad el mapa de viento esa noche y vereis a la Virgen del Carmen hablando danés! Roló de SE a puro W justo y sólo en ese rato de atraque. Menos mal.

  3. Menos mal que los tripulantes andaron bien listos que si no podría haber sido toda una tragedia, y aun así les quieren hechar la culpa a ellos, menuda verguenza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pregunta Anti-Spam y robots: