Salvavidas del TBO

Digno del profesor Franz de Copenhague, un abogado japones inventaba en 1933 el aro autopropulsado, una maravilla, sólo hay que mover la manivela para llegar a destino, ni que decir tiene, las posibilidades de gobierno que le daban las dos helices!!

Aro autopropulsado

Merece la pena echar un ojo por Popular Mechanix, para ver los inventos que iban a revolucionar el futuro del mar a principios del siglo pasado.

Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *