Incendio MPV Everest

La Oficina de Seguridad del Transporte de Australia (ATSB) ha emitido el informe preliminar sobre el incendio de la sala de máquinas de babor del MPV Everest el 5 de abril de 2021.

El buque polivalente MPV Everest, con bandera de Bahamas, volvía de la estación de investigación de Mawson, en el Territorio Antártico Australiano, con destino a Hobart, Tasmania a 3328 millas de distancia. A bordo iban 37 tripulantes y 72 miembros de la expedición. El buque había estado en el la Antártida durante los 17 días anteriores para efectuar el cambio del personal y llevar a cabo las operaciones de reabastecimiento de la estación por medio de un helicóptero.

A las 08:00 horas del 5 de abril, el MPV Everest se encontraba a unas 1075 millas al noreste de la estación de Mawson con vientos del sur-sureste de 20 nudos, 2 m de ola y mar de fondo de unos de 6 m del oeste-noroeste. Los motores 2 y 3 de la sala de máquinas de babor y el 6 de la sala de máquinas de estribor proporcionaban la potencia de propulsión que le permitían ir a unos 11 nudos. Poco antes de las 11:00 horas, el viejo y el médico que estaban de amaicataco vieron cómo salían grandes llamas de los escapes de la sala de máquinas de babor.

Las llamas rápidamente prendieron en dos neumáticas y en los bártulos de dentro de dentro. El Capitán subió al puente y dio la alarma por el sistema de megafonía ordenando a la tripulación y al personal de la expedición que se presentaran en sus puestos de reunión. Mientras el Jefe de Máquinas, que estaba trabajando en los motores 4 y 5 (en la sala de máquinas de estribor), oyó la alarma y se dirigió a la sala de control de motores. Tras ver las alarmas, acompañado por el tercer maquinista, fue a investigar y, al abrir la puerta estanca de la sala de máquinas de babor, vieron humo espeso, material en llamas y los rociadores de niebla activados. Tras volver a la sala de máquinas, activó las paradas de emergencia de los tres motores de la sala de máquinas de babor e indicó al segundo maquinista que cerrara las válvulas de cierre rápido de combustible de la sala de máquinas de babor.

Mientras los de cubierta se afanaban evitar la propagación del fuego a otras defensas de goma y apagar los restos de las neumáticas, el Jefe controló la temperatura en la puerta estanca de la sala de máquinas de babor con un termómetro de infrarrojos, y cuando la temperatura bajo, detuvo el sistema de agua nebulizada y entraron a comprobar la situación con equipos de aire.

Alrededor de las 18:20 de esa noche, se reanudó el viaje tras restablecer la propulsión con dos motores de la sala de máquinas de estribor, la sala de máquinas de babor quedo inutilizada, no hubo heridos.

Esta entrada fue publicada en Accidentes y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *