Ahogarse

Llega el verano y en las playas y piscinas volveremos a tener episodios de ahogamientos, un despiste y adiós, sobre todo con los pequeños hay que extremar el cuidado, lo digo por experiencia y por no contar los patos y unicornios que se los lleva el viento. Siendo pequeñas mis tres hijas han estado a punto de ahogarse, todas ellas en piscinas justo en el momento ese en que casi nadan, pero no, la mayor la sacaron unos amigos mientras jugaba con las primas, nosotros inconscientes andábamos haciendo el canelo en un Ikea, menudo disgusto al volver, la siguiente un año después, se tiro al agua mientras unos amigos se bañaban, la sacaron de seguido, se lo tomo bien, decía que hacía burbuzjaz, sino habíamos escarmentado con dos, y mira que estábamos pendientes, al de un par de años llego el susto de la tercera, también con unos dos años, mientras pintaba un tobogán en el jardín, la peque estaba con mi suegra, escuche un chof, mire y todo tranquilo, el perro, la suegra dormida en la hamaca al Sol y… carrera y de cabeza a la piscina y allí chapoteaba la que nos faltaba.

En contra de lo esperado y lo que nos tienen acostumbrados en la Tele, cuando alguien se está ahogando, hay muy pocas salpicaduras y chapoteos, no hay gritos, ni llamadas de ayuda de ningún tipo, respirar y gritar es incompatible, los ahogamientos son la segunda causa de muerte accidental en menores de 15 años tras los accidentes de tráfico según las estadísticas de los americanos y en el 10% de los casos, un adulto a pocos metros verá el ahogamiento sin percibirlo como tal.

Los principales características a observar de una persona ahogándose es la respuesta instintiva al ahogamiento, está suele durar entre 20 y 60 segundos antes de que la persona se hunda definitivamente, salvo en raras circunstancias, las personas que se ahogan son incapaces de pedir ayuda, el habla es una función secundaria, antes ha de completarse la respiración. Las bocas de las personas que se están ahogando no están sobre la superficie del agua el tiempo suficiente para que puedan exhalar, inhalar y pedir ayuda.

Además, las personas que se están ahogando no pueden pedir ayuda con la mano, moverse o alcanzar un objeto, instintivamente tienden a extender los brazos lateralmente y presionar la superficie del agua, eso les permite sacar unos segundos la boca del agua para exhalar e inhalar apresuradamente. Está acción hace que las personas ahogándose se mantengan practicamente verticales hasta hundirse finalmente.

Como en el negocio del salvamento no importa quien sino ser salvado, los siguientes signos pueden indicar que una persona esta en problemas

  • Persona vertical, la boca al nivel del agua
  • Cabeza inclinada hacia atrás con la boca abierta
  • Cabello sobre la frente o los ojos
  • Ojos cerrados, si se esta cerca ojos vidriosos y vacíos, incapaces de enfocar
  • Hiperventilación o jadeo
  • Parece estar subiendo una escalera invisible o volar
  • Esta entrada fue publicada en Salvamento y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

    1 respuesta a Ahogarse

    1. Gs2008 dijo:

      Y si vas a socorrer a alguien que se ahoga, nunca lo hagas de frente, sumérgete y elévalo por detrás.
      Si te agarra, os vais los dos a paseo.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *