Informe preeliminar incendio Conception

La Guardia Costera, el USCG ha declarado el accidente como un gran siniestro marítimo, lo que implica que el NTSB será la agencia federal que liderará la investigación. Cuando hay tres o más muertos en un barco de pasaje o más de 12 heridos en uno de carga el USCG le pasa la bola al NTSB. Además del USCG, la Oficina del Sheriff y el Departamento de Bomberos del Condado de Santa Bárbara han sido nombrados como partes de la investigación liderada por la NTSB.

Las entrevistas iniciales de los tres supervivientes, todos miembros de la tripulación, revelaron que no hubo problemas mecánicos o eléctricos. En el momento del incendio, cinco miembros de la tripulación estaban durmiendo en literas detrás del puente, y un miembro de la tripulación estaba durmiendo en una litera, a la que se accedía desde el salón por una escalera en la banda delantera de estribor. El camarote tenía una escotilla de escape de emergencia situada en el extremo de popa, que también salía del salón. Había dos detectores de humo que sonaban localmente en la parte superior de la litera.

Un miembro de la tripulación que dormía en las literas junto al puente fue despertado por un ruido, se levantó para investigar y vio fuego en el extremo de popa de la cubierta del salón de abajo. Alertó a la tripulación y el capitán envió por radio un mensaje de socorro a la Guardia Costera.

La tripulación intentó acceder al salón y a los pasajeros de abajo. Incapaz de usar la escalera de popa, que estaba en llamas, saltaron a la cubierta principal (un miembro de la tripulación se rompió la pierna) e intentaron acceder al salón y la cocina, que estaba totalmente envuelto por el fuego y por humo espeso en el extremo de proa. Abrumada por el humo, la tripulación saltó por la borda.

Dos tripulantes y el capitán nadaron hasta la popa, volvieron a subir al buque, abrieron la escotilla de la sala de máquinas y no vieron ningún incendio. El acceso al salón a través de las puertas de popa estaba bloqueado por el fuego, así que lanzaron una pequeña barca y recogieron a los dos tripulantes restantes en el agua. Se trasladaron a otra embarcación de recreo anclada cerca (Grape Escape) donde el capitán continuó pidiendo ayuda por radio, mientras que dos tripulantes regresaron para buscar supervivientes alrededor del casco en llamas.

Tras la llegada de la Guardia Costera y los bomberos para extinguir el incendio y llevar a cabo el rescate, el barco se quemó hasta la línea de flotación y se hundió en unos 60 pies de agua llevandose la vida de 34 personas. Informe preeliminar del NTSB

Esta entrada fue publicada en Investigación Accidentes y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *