Hoegh Osaka

Al final, la operación de reflotamiento prevista para ayer se llevo a cabo «sola», mientras los de Switzer preparaban los remolques y bombas para trasegar/achicar lastres, el barco comenzó a flotar, las corrientes de la marea, que estaba subiendo, y el aumento de viento le hicieron soltarse del fondo y revirarse 180º, afortunadamente los medios de salvamento estaban allí y tras controlarlo, lo que hicieron fue remolcarlo suavemente a un fondeadero en las proximidades de Portsmouth para acabar de estabilizarlo.

Con la tripulación, barco, carga y puerto salvados gracias a la intervención de Capitán y Práctico . Ahora queda por ver la investigación de las causas de la perdida de estabilidad que obligaron a vararlo antes de que diera la vuelta en medio de la canal del puerto de Southampton.

Imaginaros el desastre de cerrar el canal aunque solo sean unas semanas, que serían meses, el cuarto mayor puerto de la pérfida Albión. En el Reino Unido, Southampton ocupa el primer puesto en tráfico de cruceros y en trafico de vehículos, además cuenta con la segunda terminal más grande de contenedores, para hacernos una idea anda ligeramente por encima de los 40 millones de toneladas, equiparable a Barcelona que es el tercer puerto de España.

Control tower of Southampton docks.jpg
Southampton VTS by Rémi Kaupp

Esta entrada fue publicada en Accidentes. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *