Muertos y Temporales

Y de este cartel de chapa cuelga una preciosa piedra.

Y de este cartel de chapa cuelga una preciosa piedra.

Llama la atención la de días que están pasando en el norte con alertas rojas, naranjas y amarillas, quizá sea uno de los peores años que se recuerden, pero lo que debería escandalizarnos es que los últimos temporales se hayan cobrado media docena de vidas de paisanos que estaban viéndolos.

Igual que nos parece una tontería cruzar una autopista para hacer fotos o ponernos en las vías a esquivar la llegada del tren, jugarnos la vida por una fotos de unas olas o por ponernos a ver si nos mojan es otra forma de hacer el canelo sin mucho sentido, aunque los más puristas piensen que se trata de selección natural o mala suerte para los supersticiosos.

Las alertas que emite AEMET, o los servicios meteorológicos de las comunidades, no son para echar el rato rellenando las noticias, son para que se evite el peligro. Parece obvio, pero muchos paisanos las interpretan como una llamada para elegir el día para ir a ver la fuerza de las olas. Y claro, una vez en la zona, equipados con múltiples capas para el frió y con el móvil o la cámara para inmortalizar el momento, se encuentran con unas cintas que ha puesto la Policía Municipal para dificultar la instantánea, rebasarlas puede suponer la diferencia entre salir en las noticias o no.

Luego tenemos al otro ingrediente, las olas, esas que rompen y que a una cierta distancia solo echan espectaculares rociones que oxidan casi todo, pero a veces, entre los rociones viene lo que los ingleses llaman «Green Water», de la que los marinos escapamos como de la peste, ese agua «verde» ya no es spray, sino una masa de varias toneladas que al volver a su sitio se suele llevar a los incautos paisanos que pierden el pie. Y claro, los incautos no van con un neopreno, sino con botas y varias capas de abrigo, que poco ayudan a flotar, además, por si no nos hemos dado cuenta, estamos en invierno y el agua está a 13 grados, con menos de 15 grados, se puede sufrir un shock por frío (corte de digestión que diría alguno) y palmarla allí mismo en menos de un minuto.

Otra historia son los servicios de salvamento, que tienen que jugársela por unos insconscientes, o las familias destrozadas por una tontería.

En fin, esperemos que no caigan más, que en esto, este año hemos superado a los ingleses y eso que las borrascas a ellos les pasan por el palo.

Esta entrada fue publicada en Accidentes, Cubierta y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

1 respuesta a Muertos y Temporales

  1. jose antonio de santiago dijo:

    En efecto, la foto más chula, el desafío más arriesgado o la simple insensatez, todo se junta,
    pero hace unos días leí que en Portugal habían muerto ahogados 5 o 6 chavales universitarios de una tacada, al parecer debido a una novatada que se les impuso, así que ya no sabe uno qué pensar de la raza humana.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *