Navegantes solitarios (II)

Al final, tiene que ser un juzgado el que impida la chaladura y prohíba el intento de Laura Dekker, de paso le quita la custodia a sus padres. Es curioso, pero si hubiera intentado batir el record de edad en subirse al Dragon Khan o tirarse por las cataratas del Niagara sería un escándalo, pero si se trata de cruzar el charco a vela, remo, en barril o nado, no pasa nada.

Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *