Piedra solar

Hasta el momento, los investigadores no se ponían de acuerdo sobre si los vikingos usaban las piedras solares como instrumento de navegación o como poco más que amuletos o abalorios. Técnicamente se puede usar la calcita para saber donde está el Sol, incluso en los días nublados o cerca de los polos, donde el Sol anda por debajo del horizonte o casi ni se asoma.

La luz solar al pasar por el cristal, piedras de calcita de Islandia en el caso de los vikingos, se polariza (Birrefringencia), sujetando con los dedos el cristal y rotándolo hasta que los dos haces de luz tengan la misma luminosidad, hace que el ángulo de la cara superior indique la dirección del Sol con un par de grados de error. El fenómeno de la polarización no se comprendió hasta el siglo XVII, pero eso, les debía traer al pairo a los vikingos, cosas de su piedra mágica.

La cuestión estaba en saber si los navegantes vikingos la usaban para eso, lo cual desde el punto de vista náutico parece probable, ya que se pegaban unos buenos viajes, incluso llegaron a Terranova tras atravesar el Atlántico Norte, (aunque no pudieron reclamar el nuevo continente porque ya había llegado uno de Bilbao), las leyendas y mitos hablaban del uso de la piedra, pero la clave era encontrar alguna a bordo de algún pecio, eso ocurrió en 2002 con un barco inglés y ahora los científicos franco-británicos dan por buena la teoría. Noticia en la prensa inglesa.

Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *