Emma Maersk en problemas

Ha sido y es la noticia de esta semana, el Emma Maersk, el primero de una serie de 7 barcos gemelos, que con 397 metros de eslora, 56 metros de manga y 170974 toneladas de GT son los mayores barcos del mundo, ha sufrido, el pasado 2 de febrero, la inundación de la sala de máquinas. La noticia inicial, era alarmista, indicaba que se iba a hundir y bloquear el Canal de Suez, luego se tradujo en que el barco había tenido un fallo en la planta propulsora, acompañado de una inundación cuando iba entrar por la vía norte. Los remolcadores lo cogieron y lo atracaron en la terminal de SCCT, que la misma A.P. Møller (Maersk) tiene en Suez. El barco de bandera danesa fue construido en 2006, en los astilleros propios que el grupo tenía en Lindo, Dinamarca, está clasificado por el ABS (los del Prestige), iba cargado con 13500 teus de Europa para Asia, la mitad de ellos vacíos, su capacidad nominal es de unos 15500 teus.

El barco ha sido retirado de la linea y permanece allí desde entonces. Toda la serie ha recibido la orden de dejar de usar las hélices laterales de popa, ya que parece ser, que la causa de la inundación, se ha producido en uno de esos propulsores auxiliares. Tras entrar por allí, el agua ha recorrido los 120 metros del túnel del eje hasta llenar la sala de máquinas que está bajo la habilitación con 18 metros de agua, el barco viene a calar 15.5 metros. Los buzos están mirando la avería y ya han sellado la entrada de agua, sin embargo, todavía no se va a achicar para evitar daños por oxidación en el mayor motor del mundo, un Wärtsilä RT-flex96C, que pesa 2.300 toneladas y desarrolla una potencia de 80,080 kW (108,920 bhp), capaz de hacer andar a 25.5 nudos al barco.

superbarcos

Esta entrada fue publicada en Accidentes y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

1 respuesta a Emma Maersk en problemas

  1. josé antonio de santiago dijo:

    joé, pues vaya con caballo grande, ande o no ande…..a saber si en el túnel transversal resultó que tantísimo empuje lateral arrancaría alguna hélice de su fijación y ¡hala, a tomar viento el gigante!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *