Grand Voyager

Era y es la noticia del día, un crucero cargado de turistas con problemas en medio de una tramontana desatada en el Mediterráneo Occidental. Así se hacía eco la BBC, que a primera hora informaba haciendo mención a los servicios de salvamento ingleses. En España, la noticia iba pasando sin ni siquiera ser reseñada por los medios, era una cosa menor frente a la falla madrileña del Windsor.
Está claro que seguimos viviendo de espaldas al mar, la noticia era cercana, un barco a merced de la mar a escasas millas de la costa Balear, aunque en zona de responsabilidad SAR francesa, cargado de turistas, que fácilmente podíamos imaginar españoles teniendo en cuenta que realizaba cruceros desde Barcelona.
Fue El Mundo el primer medio nacional que incluyó una reseña, curiosamente decía que era la BBC la que informaba, dando por hecho que se trataba de guiris y que la cosa no iría a mayores.

Tras ver las imágenes del barco dando unos balances de campana creo que más de uno habrá cambiado de opinión sobre la que se podía haber montado en cinco minutos, a pesar de que los primeros medios de salvamento ya estaban en la zona, mientras otros marchaban al lugar.

Afortunadamente, al igual que su gemelo el «Explorer» en parecidas circunstancias pero en el Pacífico, la aventura marítima se ha saldado con heridos leves y un buen susto.

Si os pica la curiosidad, podéis ver los interiores del Voyager en la visita que le hizo Peter Knego en el 2001 cuando navegaba por el caribe bajo el nombre de «Olympic Voyager».

Esta entrada fue publicada en Accidentes. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *