Los peligros de los derrelictos

Thomas Swindal se encontraba con su hermano pescando cuando, según el relato del testigo, decidió subir a bordo de su barca el paquete que, supuestamente contenía cocaína.

El hermano dijo a la policía que Thomas decidió cogerlo para subirlo a bordo y que, cuando volvió a mirar un poco más tarde, este ya había abierto el paquete y se estaba esnifando el polvo.

Alrededor de 90 minutos más tarde, Thomas comenzó a correr alrededor del barco como un loco, lanzando su teléfono móvil y la radio al agua; y luego empezó cambiar la velocidad de la embarcación al azar y a hacer maniobras peligrosas. La noticia en Terra

Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *