Yeoman Bontrup, fuego y explosión

Mirar donde quedó la toldilla. La causa parece ser un descuido o mejor, un relajamiento en los trabajos de soldadura, que acabó en incendio de la cinta transportadora. El fuego se propagó hasta el servo, donde almacenaban productos químicos y este acabo explotando como una Santa Barbara. En otro orden de cosas, los ingleses echan de menos una reglamentación SOLAS para estos bulkcarriers, lo que permite que los astilleros los hagan como mejor les viene. Informe del MAIB

Esta entrada fue publicada en Investigación Accidentes y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *