Interfiriendo el GPS

Hace un tiempo comentábamos lo fácil que iba ser comprar un mechero de esos para interferir la señal del GPS y los problemas que se podían ocasionar, ahora el PNT, que es la organización de los EEUU encargada de coordinar a las distintas agencias y departamentos federales que intervienen en el GPS, ha emitido un informe alertando de lo mismo y curiosamente comenta el caso del mechero.

En 1983, el Boing 747-230B indicativo HL7442 de Korean Air Lines es derribado por un misil al sobrevolar por error territorio ruso, mueren 269 personas. Para evitar que se repita una tragedia como ésta, Ronald Reagan desclasifica el proyecto Navstar y el GPS pasa a estar disponible para uso civil. Clinton le quitaría el error años más tarde.

Desde entonces, algunos se han olvidado de cómo situarse sin esta herramienta, y en tierra ha alcanzado su máxima popularidad con los móviles, TOmTOm, etc, (que evitan múltiples discusiones con la contraria sobre donde estamos y hacia donde hay que tirar). En la actualidad hay más de 1 billon (americano) de terminales en todo el mundo.

El PNT advierte que los EEUU dependen del GPS a niveles críticos, pero la realidad es que el resto del mundo también se encuentra en esa situación. Además de situarnos o salvar vidas, su señal horaria sirve para sincronizar torres de telefonía móvil, cajeros automáticos, o la fase de la energía eléctrica entre distintas centrales.

De momento, la principal causa de interferencias son los militares, (con sus pruebas y necesidades), luego están las interferencias accidentales provocadas por televisiones y redes wifi y por último las deliberadas, mediante los ya famosos mecheros de 30U$ y otros mecanismos más sofisticados que se pueden comprar por internet.

Los miedos de los americanos vienen por la posibilidad de interferencia a los GPS que usa la aviación (L2->L5), las alarmas saltaron el año pasado en el aeropuerto de Newark. La FAA estaba probando una nueva terminal de GPS en tierra para permitir el aterrizaje y la aproximación en baja visibilidad, la señal sufría una o dos interrupciones muchos días, la investigación consiguió descubrir a un camionero que usaba la autopista cercana con un inhibidor para no pagar el “teletac”.

Por su parte, los ingleses han hecho pruebas a finales del año pasado para interferir la señal de GPS a las estaciones marinas, los receptores de GPS náuticos son aún más vulnerables que los aéreos debido a su diseño, la interferencia conocida como pruebas de Flamborough, por ser donde se realizaron, fueron devastadores para los que únicamente confían en la señal del GPS.

En la Figura 4, se puede ver la zona de interferencia representada sobre la carta. En la Figura 5, vemos en azul las posiciones correctas del GPS del barco según se aproxima al sector con interferencia, si unimos los dos líneas azules tenemos la derrota real del barco, pero una vez que entra en el sector se pierde la continuidad, apareciendo como situaciones GPS los puntos perpendiculares a la derrota, todo ello, sin ningún tipo de aviso de que la señal y las situaciones son falsas. Para cagarse y no fiarse del radar.

Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *