Invierno nuclear para especular

Más de una vez tuvimos que quedarnos la pairo tras cruzar el Estrecho, navegar hacia Abaco y volver corriendo hacia Finisterre o esperar a 40 millas de tierra ordenes, por supuesto, estaba prohibido comentar por radio puerto de procedencia, destino o carga con cualquier barco que se cruzase. La palabra «a ordenes» era la habitual en los puntos de reporte, si insistían mucho, cualquier puerto era bueno, luego ya se cambiaría, pero ahora con los satélites, el AIS y el security, la cosa ha cambiado. Los especuladores se quedan sin pastel.

Oil-tanker owners face a five-year “nuclear winter” of unprofitable charters as satellite vessel tracking weakens their bargaining power, said Tufton Oceanic Ltd., manager of the world’s largest shipping hedge fund.

Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *