Deporte

Desde hace siglos y hasta hace no mucho, cuando los marinos llegaban a Puerto se dedicaban a estar «de puerto», es decir, a divertirse y al placer, con el paso del tiempo, la palabra ha ido perdiendo ese significado (para los marinos) y ahora llegar a puerto es un castigo de papeles y una suerte si se puede pisar el muelle.

Buscando en el diccionario de la Real Academia, nos encontramos con: (De deportar) m. Recreación, pasatiempo, placer, diversión o ejercicio físico, por lo común al aire libre….

Siguiendo el hilo miramos deportar, (Del latín deportare), ant. Divertirse, recrearse.

En latín deportare es el infinitivo del verbo Deporto, are, avi, atum (de, porto). En su acepción de derecho, placer, entretenimiento. Posteriormente pasará a las lenguas romances formando: En castellano, depuerto (s.XIII), del antiguo deportarse, (divertirse, descansar). En francés, deport; En italiano deportare; En inglés, disport, (juego, jugar).

Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Deporte

  1. vidrieras dijo:

    ¿Placer?
    Placer es el de los agentes sociales de este país (sindicatos y patronal), que ven como pueden tomar el pelo reiteradamante al colectivo de marinos mercantes con la publicación por Acuerdo del Catálogo de Ocupaciones de dificil cobertura.
    Mientras, un medio de comunicación como es éste se pierde en masturbaciones semánticas.
    This is Spain. (La de la roja y el pulpo acertón)

  2. vidrieras dijo:

    Al comentario arriba indicado le podría añadir que, en este país, parece ser que el caso Mangouras (Prestige) agota toda la energía reivindicativa de nuestros estudiosos juristas (de conocido origen político-sindical).

  3. Galleyboy dijo:

    Ir a puerto efectivamente es un castigo hoy en día. Nada mejor que pasar la campaña tranquilo en alta mar lejos de toda la patulea que literalmente asalta el barco nada más atracar.

  4. recalde dijo:

    Hola

    Precisamente fueron marinos, quienes trajeron el futbol a la peninsula. En la que sigue siendo «La campa de los ingleses» en Abando-Bilbao.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *