Athos I

El día va de contaminación, el USCG ha emitido el informe del vertido del ATHOS I en el Rio Delaware.

Al principio se culpo al barco, lease incautos tripulantes. Los primeros datos hablaban de una descarga accidental al efectuar un trasiego, poco despues se comentaba que era consecuencia de un error al lastrar o al trasegar, lo que provoco una escora suficiente para tocar fondo y desgarrar algún tanque.

Mientras criaban canas y ulceras los tripulantes, fue cobrando fuerza la teoría de una obstrucción no marcada había sido la que había desgarrado el casco.

Tras contar con el apoyo del CSI, el informe no deja lugar a duda, la primera causa fue el contacto con un ancla perdida, esto provoco un hundimiento y escora inicial que dio lugar a que en el reviro el barco tocará unos cuantos restos más, merece la pena ver el informe

¡Cómo pillen al que perdió el ancla….!

Esta entrada fue publicada en Investigación Accidentes y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *