La suerte

«Tuve la suerte de tener una tisis entre los 17 y 18 años, con toda la suerte que puede suponer tener una tisis, para darme cuenta de que mi salud era en exceso quebradiza para ser marino»

Caballero Bonald

Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

1 respuesta a La suerte

  1. master dijo:

    yo me subi a un barco en Nov 63 me bajé difinitivamente en Nov 2004.Vivi de todo bueno y malo aproveché épocas que de no tener la pro-
    fesión de mar ni siquiera con la mayor imaginación hubiese vivido, pero no hay duda que es una profesión dura y lo peor ingrata pues
    hoy por hoy ni está reconocida ni oficial ni privamente y para colmo adulterada con las banderas de conveniencia.Yo personalmente he vi-
    vido intensamente la vida gracias a mi profesión de marino, pero no tendría valor para recomendarla.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *