Crucero evangelizador

Aunque para los tripulantes suele ser más divertido llevar congresos de peluqueras/os, perdón estilistas y otra peña variopinta, en Brasil han decidido que van a echar una mano al refrán de «Quien va a la mar aprende a rezar» y para febrero organizan un crucero evangelizador, mal fario para algunos llevar tanto cuervo

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *