Un amigo del GPS y la telenavegación, el futuro que va llegando

En este caso, a falta de cartas apropiadas, un e-mail le sirvió para meter los puntos de recalada, (telenavegación pura). No estaban tan mal, porque fondeo sin mayor contratiempo. Confiando en la situacíon del GPS garrearon por la noche durante la pleamar y desafortunadamente cuando amaneció, el barco estaba varado y con la cadena a la vista sobre la arena. (Vaya armador!! mira que no monitorizar durante la noche el barco en el AIS)

Varada del Thunder

Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.