Una gran obra

Tras los canadienses y sus millonarios submarinos, ahora es la armada australiana la que se luce. El HMAS Sirius, es un petrolero de Hyundai-Mipo reconvertido en buque de aprovisionamiento militar. La idea era bastante buena, reemplazar al HMAS Westralia, comprado a la madre patria, y aprovechar la ingeniería civil de los económicos astilleros coreanos para tener un barco nuevo a reducido precio.

Se decidió comprar el petrolero de doble casco Delos a su armador griego por 60 millones de dólares. Pero había que adaptarlo para su función militar, para ello, se gastaron 70 millones más en un astillero nacional (Freemantle). Entre los añadidos estaba una plataforma para helicópteros, hangares y otras muchas novedades que se quedaron por el camino, pero el helipuerto de 8 millones de dólares se construyó. Desafortunadamente sólo se puede operar con mar en calma y a plena carga.

Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *