MAIB – Annabella

Un pequeño accidente provocado por una estiba inadecuada, otras veces se había hecho y no había pasado nada, pero los barcos los carga el diablo y la mala mar acaba por rematar la faena.

A pesar que para descargarlo decretaron una area de seguridad de 400 metros, no es un accidente espectacular, de estos hay muchos. Lo interesante de la investigación está en algo que todos podíamos intuir: la forma de trabajo de las terminales y su rapidez de operación no permite (por falta de tiempo) a los oficiales comprobar si el barco se está cargando adecuadamente, y lo que es peor, a calcular su estabilidad.

Se me olvidaba el enlace al Informe, (pdf 2.1Mb inglés)

Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *