No puedo cambiar la dirección del viento, pero sí ajustar mis velas para llegar siempre a mi destino.

James Dean

Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *