El Satélite

Tiempo después de la explosión del Challenger me toco corregir las cartas americanas y añadir más rayas en un “Precautionary Area” frente a Cabo Cañaveral por la posible caída de restos de los artefactos lanzados. La ruta del Golfo al norte pasaba por el medio del tinglado y los yankis para estas cosas son unos exagerados, ahora que se avecina el L-21 sin papeles, veremos que zona de exclusión montan en el Pacifico.

El otro día, El Mundo, decía que las autoridades estadounidenses han descartado la posibilidad de que la caída del satélite espía ‘L-21’ de EEUU, lanzado en 2006, represente un peligro para zonas pobladas de la Tierra.

Sin embargo, el próximo miércoles, en cuanto aterrice el transbordador Atlantis, el crucero USS Lake Erie, va a disparar varios mísiles al satélite para intentar desintegrarlo antes que le de en la cabeza a alguien.

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *