Haciendo memoria

¿Quién se acordo el otro día de Raul? ¿y del locuaz Michel?, ¿Y qué es de aquellos que ponían a parir al abuelo y pedían su cabeza?, esperemos no tener que comparar a Casillas con Arkonada

Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *