Ley de Allen

Nunca tendrás a mano la llave adecuada, y si la tienes, no podrás usarla.

Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *