Tercera ley del Capitán

Nunca navegues para un armador más loco que tú mismo.

Esta entrada ha sido publicada en Uncategorized y etiquetada como . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *