Tampoco es para ponerse asi

Aunque lo del cambio climático es un timo para algunos, con la que está cayendo últimamente por el Levante, no es mala idea seguir el ejemplo de este previsor holandés.

La autoconstrucción está hecha a escala, la original tenía el doble de eslora y el triple de manga, así que la escala, es la que le dió la gana al holandés, pero no está nada mal para hacernos una idea del tamaño, se puede visitar hasta el 1 de noviembre del 2008, luego… ¿Habrá que nadar?

Construida por aficionados

Sobre las medidas todo es especular, ya que todavía no se han podido exhumar los restos del centerario Noé para medirle el codo, pero el Génesis transcribe las instrucciones de Dios a Noé como:

14 Hazte un arca de madera de gofer; harás aposentos en el arca, y la calafatearás con brea por dentro y por fuera.

15 Y de esta manera la harás: de trescientos codos la longitud del arca, de cincuenta codos su anchura, y de treinta codos su altura.

16 Una ventana harás al arca, y la acabarás a un codo de elevación por la parte de arriba; y pondrás la puerta del arca a su lado; y le harás piso bajo, segundo y tercero.

Para no liarnos con los codos, (interesante tema), si lo cogemos de 50 cms, tenemos un arca de 150 metros de eslora, 25 de manga y 15 de puntal. Ahora que si alguno, quiere construirsela a su escala, solo tiene que medirse del codo a la punta del dedo más largo, coger el martillo y hacer lo que el holandés.

Por cierto, tomando las medidas del codo de D. Victoriano en Huelva hicieron dos ferries…

Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *