Quiebra de Red Lobster

Leía ayer en Cory Doctorow la historia de Red Lobster y Olive Green y me sonó a alguna naviera, pero realmente se aplica amucho más. En breve, es la historia de como un fondo de inversión/riesgo llamado Starboard Value contribuyó a la decadencia y quiebra de la cadena de restaurantes Red Lobster.

Hace una década, un fondo, Starboard Value, hizo una presentación de diapositivas de 294 páginas que se hizo viral donde explicaba por qué Olive Garden estaba quebrando, culpando del fracaso a demasiados palitos de pan y agua de la pasta insuficientemente salada. El fondo que produjo esa presentación no estaba motivado por la insatisfacción con los palitos de pan, eran inversores con una participación en la empresa matriz de Olive Garden. Querían que esta liquidara todas las propiedades inmobiliarias de Olive Garden y declarara un dividendo único que proporcionaría a los inversores mil millones de dólares, mientras literalmente arrancaba el suelo debajo de Olive Garden, convirtiéndolo de propietario a inquilino, sujeto a alquileres, sobresaltos del mercado y otras sorpresas desagradables.

Anteriormente habían obligado a la empresa matriz a vender otra de sus cadenas de restaurantes, Red Lobster, a un fondo llamado Golden Gate Capital. Golden Gate vendió todas las propiedades inmobiliarias de Red Lobster por 2100 millones de dólares el mismo día, pagando dividendos a sus accionistas, incluido Starboard Value. Los nuevos propietarios procedieron a cobrar tanto por el alquiler de esos edificios que las ganancias de Red Lobster se redujeron a la mitad.

Tras diez años de sangrar por los alquileres y pasar de un fondo de cobertura a otro han matado a Red Lobster. Una empresa que llego a tener 700 restaurantes acaba de cerrar 50 restaurantes y se ha declarado en quiebra según el Capítulo 11. Si leéis el articulo de Cory veréis como Red Lobster obligo a la industria pesquera a fusionarse y crecer para hacerle frente a sus peticiones de descuentos y así podemos llegar a hasta los hospitales, la sanidad privada, etc, en fin, como siempre muy interesante leer a Cory Doctorow en unos tiempos donde no tenemos buenos gestores políticos en ningún lado de occidente y que debe hacernos pensar.

Esta entrada ha sido publicada en Comercio y etiquetada como . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta en “Quiebra de Red Lobster

  1. HappySan dijo:

    Acertadísima la frase: “en unos tiempos donde no tenemos buenos gestores políticos en ningún lado de occidente”. Especial énfasis en las 4 últimas palabras, a pesar de la propaganda divina (por omnipresente y a tiempo completo) en la que vivimos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *