Puente de Baltimore

En la entrada anterior hablábamos de la apertura del tercer canal con 6 metros de profundidad pero el pasado 25 de abril el canal principal se abrió a discreción del Capitan Marítimo de USCG en Baltimore, tras retirar nuevos restos y garantizar 12 metros de sonda y 100 metros de ancho, esto permite sacar a los barcos atrapados en su interior, excepto un granelero cargado de Oldendorff, y que otros entren al puerto.

La intención es permitir, si el tiempo les acompaña, una ventana de tres días, y luego cerrar el canal de nuevo para retirar el portacontenedores que todavía está enganchado. A finales de mayo esperan que ya quede como antes con 700 pies de ancho, 50 pies de calado y sin restricción de altura salvo por los cables de la electricidad.

Los requisitos para usar esta vía son dejar 1 metro sonda bajo quilla de resguardo, ir con remolcadores a proa y popa, no pasar de 5 nudos y que no soplen mas de 15 nudos de viento.

Por otra parte, como era de esperar los americanos ya están alegando que el Dalí “no era apto para navegar” y debería pagar sin limitación de responsabilidad, para ello el accidente debe ser consecuencia de negligencia e imprudencia grave. Así, para las autoridades de Baltimore, la caída del puente fue causado por “negligencia de la tripulación del barco y de la gestión en tierra”, en documentos judiciales presentados ante el Tribunal de Distrito de Estados Unidos en Maryland indican que miles de estibadores, camioneros y propietarios de pequeñas empresas han visto sus empleos afectados por el accidente y que deben ser resarcidos además de los daños al puente.

Esta entrada ha sido publicada en Accidentes y etiquetada como , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *