Pride of Canterbury

El segundo MAIB del año, el accidente fue el 31 de enero del 2008 y un año después tenemos el informe de la investigación, en líneas generales; el ferry no puede entrar en Dover por mal tiempo y pasa unas 4 horas a poca en los alrededores, el oficial de guardia no se situaba en la carta y a ojo, se guiaba por la pantalla de la carta electronica, desafortunadamente, aunque estaban los bajos cartografíados, nadie había activado la capa de los restos de naufragios anteriores, paso por encima de uno, dejándose la hélice de babor, eje, reductora, máquina, timón y demás apéndices interconectados.

Ahora que solo salen en automático Murphy y familia, ya desía aquel Jefe que la cabesa no solo era para la boina.

Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

1 respuesta a Pride of Canterbury

  1. Antonio AG dijo:

    Muy oportuno para los partidarios de la electrónica «über alles». Espero no lo achaquen a la no activación de la alarmita del GPS. Eso han señalado en relación con las varadas en buques de tripulación raquítica. ¿Y la sonda, qué? Ya hay modelos en los que se puede activar una alarma de sonda mínima, para los amantes de los despertadores. Y eso que desde tiempos ancestrales ha sido el útil principal del piloto, tanto que igual es preciso cambiar el ancla en la galonadura por un escandallo y adujas de sondaleza. Para no olvidar las buenas costumbres.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *