Pau Casals

El accidente del Estonia fue clave para la mejora de la normativa de los ferrys, y no exagero al decir que todos los que hemos navegado con rampa a proa algún susto nos hemos llevado.
En octubre del año pasado al Pau Casals, en viaje de Baleares a Barcelona con fuertes vientos y mar gruesa, se le activó la alarma de la almeja, cuando miraron por el circuito cerrado de TV vieron más agua de la normal, intentaron retrincar de nuevo la puerta pero el sistema de operación normal fallo, así que se pusieron popa a la mar y jugando a esa ruleta rusa que suelen ser las solenoides consiguieron cerrar el invento. Informe preeliminar del MAIB, con las medidas tomadas, habrá que ver el definitivo, el Pau Casals con su «lógica» se construyo en Sevilla y tiene algunos hermanos más por el mediterráneo.

Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *