La Mar de calentitos

Vamos a pasar calor, recien salido del horno de Copernicus la previsión de anomalía del agua superficial del mar para julio, agosto y septiembre. Un mar en calentito, sumado al efecto del “niño” para los del Pacífico y para los de latitudes más bajas, que seguramente nos lleve al caldo de puchero del Mediterráneo sin mejillones en el Delta y que bañarse en Valdoviño vaya ser posible sin sufrir. Realmente la estamos liando, aunque no será por el coche de gasolina de la plebe.

Los datos los podéis mirar en la web del Programa de Observación de la Tierra Copernicus de la Unión Europea.

Esta entrada ha sido publicada en Medio Ambiente y etiquetada como . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta en “La Mar de calentitos

  1. josé a. de santiago dijo:

    siempre había entendido que el “niño” es un fenómeno atmosférico de esas latitudes que aparece cada 4 años o así y por Navidad, de ahí el apodo, puesto por los españoles de virreinato capital Lima: corriente enorme de agua cálida que baja del norte ecuatorial del Pacífico bañando la costa del norte de Chile, Perú y parte de Ecuador desplazando a las frías aguas habituales que vienen del Antártico, produciendo tremendas lluvias donde habitualmente solo hay un secarral estéril, acabando con los bancos de anchoveta y, de camino, con millones de pájaros que se alimentas de ese pescado (cada vez menos pescado y menos pájaros por la pesca desmesurada, qué recuerdos de Chimbote). Y, simultáneamente, hay enormes sequías en la otra punta del Pacifico, sobre todo en Indonesia, con esos antaño enormes incendios que iban a cambiar la faz de la Tierra. O sea, fenómeno más o menos periódico de efectos bien conocidos. Y ahora parece el fin del mundo. (otro fin del mundo, que ya llevamos varios)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *