Escape de VCM

No es un accidente de un barco, pero dada la trasparencia de los americanos la investigación y lecciones aprendidas van a ser muy interesantes. Si os gusta, podéis hacer un Aloha, a ver si lo claváis. No hubo victimas.

El pasado viernes 3 de febrero el descarrilamiento de un tren con productos químicos la lio parda cerca de East Palestine, Ohio, una ciudad de unos 4.700 habitantes en la frontera con Pensilvania. Noticia y video en la NBC, (las fotos al final).

De 140 vagones que formaban el convoy, 50 descarrilaron sobre las 2100 horas locales del viernes, de ellos, 10 transportaban mercancías peligrosas, tras el accidente parte de la carga derramada comenzó a arder.

Los que vivían cerca del accidente empezaron a irse de inmediato al ver las explosiones y el humo negro. Las autoridades municipales declaraban el estado de emergencia y daban orden de evacuar una milla (terrestre) alrededor del incendio, además, pedían no colapsar las carreteras y a los que permaneciesen en la zona que no salieran de sus casas.

Tras desplegarse más recursos estatales y controlar el incendio inicial la preocupación eran cinco vagones con Cloruro de Vinilo (VCM) que no habían ardido pero que estaban atravesados en la zona. Recordar que los vagones de los yanquis son mas grandes que los europeos, andan por las 80 toneladas, unos 4 camiones cisterna.

El Cloruro de Vinilo es un gas a temperatura ambiente, más pesado que el aire, hierve a -13ºC , y por tren se envía en vagones cisterna presurizados. Si se produce un escape, se vaporiza y es extremadamente inflamable. Apagar un incendio de cloruro de vinilo es difícil ya que flota sobre el agua y los gases son letales, vale el agua pulverizada para tirar abajo la columna y contaminar el suelo o el polvo seco en cantidades industriales.

El Cloruro de Vinilo en sí mismo es un carcinógeno, en niveles suficientemente altos puede causar la muerte. A cualquier nivel puede causar cáncer de hígado, cerebro y sangre. La OSHA (Administración de Salud y Seguridad Ocupacional) limita la exposición al cloruro de vinilo a solo una parte por millón durante un turno de 8 horas. Para redondear, los gases resultantes de su quema liberan cloruro de hidrógeno y fosgeno que son letales de inmediato. El fosgeno, es un gas incoloro altamente tóxico con un olor fuerte, fue utilizado como arma durante la Primera Guerra Mundial.

Con este pastel, el tiempo pasaba y el domingo, día 5, ya se consideraba que se estaba volviendo inestable y amenazaba con explotar, ahora los esfuerzos se concentraban en evitar una explosión incontrolada y su posterior incendio. Ese mismo día, las autoridades ferroviarias y estatales comenzaron a deliberar la quema controlada del cloruro de vinilo. Las autoridades temían que una explosión pudiera enviar metralla hasta una milla de distancia. El 6 de febrero, los gobernadores de Ohio y Pensilvania ordenaron la evacuación inmediata de un área de 1 por 2 millas terrestres tras reevaluar los riesgos, la intención era volar los vagones en cuanto se completase la evacuación.

Ese mismo día, la Guardia Nacional desplegaba el 35º CST, compuesto por 22 miembros de la Guardia Nacional Aérea y del Ejército a tiempo completo para apoyar a las autoridades civiles en incidentes químicos, biológicos, radiológicos, nucleares o explosivos domésticos. El equipo incluía a un oficial de ciencias médicas nucleares para ayudar a procesar muestras de agua para asegurarse de que los productos químicos no se filtraran en los suministros de agua locales, un especialista en modelización para pronosticar posibles penachos de materiales peligrosos en el aire, tres especialistas para recolectar muestras de aire y agua, y dos miembros del equipo de liderazgo de la unidad para trabajar con las partes en el lugar y los funcionarios locales en la gestión de la emergencia.

En la “liberación controlada”, los especialistas cavaron unas trincheras en la tierra donde retener el cloruro, dejaron encendidas en las zanjas unas bengalas y colocaron pequeñas cargas para romper las cisternas. A medida que el líquido salía de los vagones, rápidamente comenzó a hervir y se prendió con las bengalas, lo que provocó el incendio que se podía ver a más de 20 millas de distancia.

Video de la Explosioncontrolada

Si bien evacuaron a las personas que vivían dentro de un radio de una y dos millas de los restos, las personas en las redes sociales informan que podían oler los químicos a 10 y 15 millas del lugar del accidente. Que aves y peces muertos están siendo retirados de las orillas de los arroyos millas río abajo del accidente y que un reportero que informaba del accidente ha sido detenido. De cara a los seguros, y a empurar a los culpables por la red también corría el mensaje de tomar muestras de tierra y de todo lo que pueda verificar la exposición de la zona a la futura lluvia de residuos

La orden de evacuación se levantó el 8 de febrero después de que las autoridades estatales y federales determinaran que la calidad del aire y el agua era segura para que los residentes regresaran a sus hogares.

Ahora queda saber, los daños medioambientales de la quema controlada y saber que fue mejor o peor.

Esta entrada ha sido publicada en Accidentes y etiquetada como , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Escape de VCM

  1. josé a. de santiago dijo:

    buenas, de entrada se me ocurre decir que cómo leches llevan tanta “porquería química” en un pedazo de tren así, que si no sería más “seguro” menos vagones; claro que entonces resulta más caro, por supuesto. Y digo “porquerías” porque seguro que esos productos son imprescindibles en algún proceso industrial que acaba en cacharros importantes.

  2. Marmer dijo:

    Porquería es, en los gaseros de Havtor, luego de Bergesen, había un plus por llevar VCM, era el único producto que tenia un plus, los otros productos estaban en el sueldo, nunca me toco porque los barcos grandes andaban al propano, amoniaco y gasolinas pero los “Igloo” solían andar con ello, y eran de 3000 toneladas. El accidente ha sido de unas 400 toneladas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *