Fin de los Ranas en la Armada

Se seco la charca, la Armada agradece el servicio prestado y celebrará un homenaje en noviembre

Tras el pase a la reserva del último oficial en activo perteneciente a la Reserva Naval Activa (R.N.A.), concluye el servicio activo en la Armada de los oficiales procedentes de la marina mercante.

La RNA tiene su origen en la Reserva Naval, constituida en el año 1915 con el fin de contar con un determinado personal apto y disponible para prestar servicio en la Armada, tanto en tiempo de paz o de guerra, tensión o crisis. Su personal, procedente de la marina mercante, estaba en posesión de una aptitud profesional de aplicación íntegra al servicio de la Armada, imposible de sustituir con el de otras profesiones.

Tras la guerra civil, tras pasar por diversas vicisitudes, se reorganizó la Reserva Naval y se creó la R.N.A. como el conjunto de personal de la Reserva Naval movilizado con carácter permanente para desempeñar algunos destinos de la Armada (puente, máquinas y radio telegrafía) y complementar, en la proporción que se fijase, los efectivos de las escalas de oficiales del Cuerpo General de la Armada. El pase a la R.N.A. se hacía por concurso entre los pertenecientes a la Reserva Naval que cumplían con los con los requisitos establecidos, en donde los procedentes de la oficialidad de puente de la marina mercante podían alcanzar el grado de capitán de fragata, y de comandante los de máquinas. Finalmente, por la disposición adicional sexta de la Ley 17/1989, de 19 de julio, reguladora del Régimen del Personal Militar Profesional, se declaran a extinguir las escalas de la R.N.A., Servicio de Puente y Servicio de Máquinas.

A lo largo de estos más de 70 años, alrededor de 600 de estos oficiales han formado parte de la Armada, embarcando en todo tipo de unidades, ocupando destinos como segundos comandantes, jefes de operaciones, oficiales de maniobra, jefes de máquinas y algunos al mando de patrulleros y buques auxiliares. Otros, además, desarrollaron sus habilidades como pilotos de helicópteros, en buques hidrográficos o como buzos. En tierra, han ejercido como Ayudantes de Marina, Segundos Comandantes de las Comandancias Navales y muchos de ellos desarrollaron el servicio del practicaje en los diferentes puertos militares.

La Armada está agradecida a los marinos de la Reserva Naval Activa, oficiales de la marina mercante que a lo largo de la historia han constituido un punto de apoyo siempre que se ha necesitado de sus servicios, respondiendo con gran profesionalidad, e incluso dando su vida en acto de servicio.

Considerando que el pase a la reserva del último oficial de la R.N.A. constituye un hito definitivo para esta escala, el próximo 18 de noviembre se realizará un homenaje en el que se reconocerá la aportación que los componentes de esta R.N.A. han hecho a la Armada, valorando su contribución, dedicación y entrega.

Esta entrada fue publicada en Historia y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *