Abordaje con practico y un cuidadoso segundo

El 17 de marzo de 2019, el granelero Caravos Harmony, con practico a bordo, estaba procediendo al fondeadero en el puerto de Vancouver, cuando abordó al granelero Pan Acacia, que estaba fondeado. Ambos buques sufrieron daños. No hubo contaminación, ni heridos.

La investigación del TBSC determina que el Caravos Harmony, un panamax de 7 bodegas, abordo al Pan Acacia, un capesize de 9 bodegas, después de que los intentos de reducir la velocidad del buque y cambiar su rumbo fueran infructuosos.

El informe de la investigación es cuanto menos curioso, en el análisis cargan contra la falta de familiarización del «cuidadoso» segundo de puente, cuando no parece que lo haga tan mal salvo al dar atrás en emergencia. «Como consecuencia de la falta de familiaridad del segundo oficial con la automatización del control del puente del motor principal, las órdenes de motor fueron ineficaces y el buque tardó en responder y siguió avanzando hacia a babor».

Cuando el Caravos Harmony entró en el Estrecho, ya dentro del saco de lo que es el puerto interior, la fuerte corriente y los remolinos hicieron que el buque cayera a babor. El practico ordeno toda avante y timón a estribor para corregir el rumbo del buque. Según el informe, al recibir la orden el segundo hacía una pausa de unos 4 segundos en cada paso intermedio por miedo a sobrecargar el motor. La pausa de 4 segundos significaba que el motor principal respondía a cada uno de los pasos intermedios en lugar de como una sola orden. Esto de ser cuidadosos igual era alguna costumbre, requisito o misterio sugerido desde los anales de los tiempos por el Jefe, ya que a veces por mucho mover el telégrafo, hay que esperar a las RPM que no son instantáneas.

Así, a las 0013:48, el practico ordenó que se parara el motor y, a continuación, ordenó timón a estribor y poca avante.

A las 0014:25, el práctico preguntó al segundo oficial si el buque estaba a poca avante y el segundo oficial respondió que el motor estaba en proceso de alcanzar la velocidad. El rumbo del buque en ese momento era 098°T y la velocidad era de 6 nudos. El practico preguntó si el buque iba atrás porque no respondía a las órdenes del timón.

A las 0014:35, el practico ordenó caer más a estribor y, unos segundos después, ordenó parar la máquina. El segundo oficial movió el telégrafo de poca a muy poca y, tras una pausa, a la posición de parada. En ese momento, el rumbo del buque era 095°T y la velocidad era de 5,9 nudos.

A las 0014:48, el piloto ordenó toda avante en emergencia y todo a estribor. El capitán cuestionó la orden del practico que le explico que era para evitar el abordaje con el fondeado.

A las 00:15:12, con el buque a una velocidad de unos 6 nudos y con el motor principal en proceso de responder a la orden de avante toda en emergencia, el práctico ordenó que se largara el ancla de estribor y atrás toda en emergencia.

Tiene pinta que ya iban muy apretados e igual no serviría para mucho pero por desconocimiento, los repetidos intentos del segundo oficial para arrancar atrás en emergencia fueron infructuosos. Si vamos a la cronología, salto la alarma por tres intentos fallidos de arrancar atrás y pulirse el aire, seguramente entre el arranca para de antes y estos intentos.

A las 0018:02, el motor principal respondió dando atrás.

A las 0019:54 embisten al Pan Acacia a unos 5.8 nudos.

En este caso, el telégrafo sí tenía un procedimiento para dar atrás en emergencia, que evita las seguridades y hará jurar en arameo a los de la máquina, para se deben cumplir dos requisitos, pasar de avante a 65 RPM o más a pedir al menos 55 RPM atrás y hacerlo en menos de 2 segundos. El manual de Kongsberg solo habla de los 2 segundos, pero nuestro segundo era un tío cuidadoso con la palanca y no lo hizo así.

Respecto a la orden de largar el ancla de estribor, tampoco fue un éxito. Ninguna de las dos anclas había sido apeada, aunque si estaban destrincadas, al quitar el freno el ancla de estribor quedó atascada en su posición de estiba. La emoción en el puente debía estar a flor de piel, así que el Capitán, con una comprensión diferente del problema, según el informe, ordeno largar babor para detener el barco, pero esto hizo que el Caravos Harmony cayera más babor hasta chocar con el Pan Acacia a unos 6 nudos.

Los del Pan Acacia estaban atentos y fueron más habilidosos que los del Urduliz cuando se enfrentaron al Enterprise, así que intentaron llamar por VHF sin éxito e hicieron sonar el tyfón como si no hubiera un mañana.

Esta entrada fue publicada en Investigación Accidentes y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

1 respuesta a Abordaje con practico y un cuidadoso segundo

  1. Julio A Fernández Fanjul dijo:

    Una colisión bien interesante, valga la expresión.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *