Mucilagos

El 7 de junio, las autoridades turcas anunciaron un Plan de Acción del Mar de Mármara de 22 puntos para abordar la eclosión de mucílagos. El plan está siendo ejecutado conjuntamente por el Ministerio de Medio Ambiente y Urbanismo, el Ministerio de Transporte e Infraestructura, así como el Ministerio de Agricultura y Silvicultura. También participan en el plan los ministerios de salud e interior, entre otros organismos, organizaciones no gubernamentales y municipios costeros bajo la coordinación del gobierno.

Hace unos años tuvimos un pico de mucilagos en nuestro Mediterráneo, inicialmente las llamadas eran a Salvamento Marítimo anunciando contaminación, se asemeja mucho a petróleo envejecido pero sin olor a hidrocarburo, una vez se verificaba el origen, se descartaba actuar por contaminación ya que era producto orgánico y natural, en principio, una acumulación de algas «mocosas» no tóxica, si bien a algunos osados nadadores les producía urticaria. Los mucilagos en gran cantidad crean una manta que impide la oxigenación del agua, si se alarga en el tiempo y zona puede dar lugar a la muerte de la fauna marina, su putrefacción es un problema de salud añadido al medio ambiental.

Por la mañana, las costas aparecían relativamente limpias pero según los vientos térmicos actuaban, los mucilagos se acercaban a la orilla haciendo desagradable el baño para los tikismikis o simplemente impidiéndolo, es desagradable nadar en una masa gelatinosa y opaca, la verdad. En cualquier caso, todo un problema para las zonas turísticas, los hoteleros y concesionarios clamaban a sus ayuntamientos y estos a la administración autonómica, que hacía lo que podía para explicar que se trataba de un proceso natural y que como vino se iría, los casos en años anteriores del Adriático o Turquía venían bien como ejemplo, pero no solucionaban el problema, hasta que igual que como vino, desapareció, tal y como esperaban los técnicos y científicos.

Este año, les ha vuelto a tocar a los Turcos, es un evento cíclico, pero esta vez, la eclosión en el mar de Mármara es histórica y tras varios meses ha obligado a su Gobierno a actuar conjuntamente con todas las administraciones, desde la activación del plan se han recogido 2600m3 de gelatina, se han desarrollado bacterias que atacan al mucilago, veremos si no es otro desastre y se ha multado a algunas empresas contaminantes, los nitratos y fosfatos ayudan a abonar el terreno, pero el principal factor de la eclosión es la subida de temperatura que ha sufrido el mar Mediterráneo, concretamente 2º C en el mar de Marmara respecto a la media de los últimos 40 años.

Los hallazgos actuales de los turcos sugieren que el mucílago se asienta entre 40 y 50 metros de la superficie del mar desde donde se eleva hacia la superficie, la capa visible en la superficie no es ni siquiera 1/1000 del mucílago presente en el mar, señalan la importancia de la limpieza en la superficie del mar, así, indican que la masa de material arrastrado cerca de la costa debe limpiarse, además han observado que la producción de mucílago en el Mármara continúa, están trabajando en lo que se debe hacer para ayudar al mar a respirar y creen que la recuperación llevará mucho tiempo.

Sin estar en un mar tan cerrado, la experiencia de los turcos va ser muy valiosa para futuros episodios

Esta entrada fue publicada en Medio Ambiente y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *