El Capitán, el misionero y la campana del Atlantic

El Vapor Atlantic era un transbordador de lujo construido por Cornelius Vanderbilt para transportar a los pasajeros acomodados entre la ciudad de Nueva York y Norwich (Connecticut), remontando el río Támesis desde New London. El 25 de noviembre de 1846 partió de Allyn Point, Connecticut, rumbo a Nueva York, ya en la noche del 26 de noviembre entró en el estrecho de Long Island en medio de una fuerte tormenta. La explosión de una tubería de vapor, inutilizaba la máquina, dejando al Atlantic a merced de los vientos y el mar mientras arrastraba el ancla a través del estrecho de Long Island hacia un arrecife rocoso frente a Fishers Island.

El buque naufragó y se rompió en la costa noroeste de la isla de Fisher con la pérdida de 42 vidas. La campana del barco permaneció sobre el agua y tocó incesantemente durante horas tras el naufragio, finalmente, la campana fue recuperada y ahora está montada en el Seamen’s Church Institute de Nueva york

Esta historia real tiene un libro que sigue los acontecimientos de las veintisiete horas que siguieron a la explosión, así como las desgarradoras historias de muchos de los pasajeros que navegaron a bordo del Atlantic aquella fatídica noche. Con especial protagonismo del capitán: Isaac «Kip» Dustan, un respetado marino cuyas aventuras se relatan con frecuencia en los periódicos neoyorquinos de mediados del siglo XIX y el misionero, reverendo Benjamin C.C. Parker, de la Young Men’s Church Missionary Society de la ciudad de Nueva York.

Esta entrada fue publicada en Accidentes y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *