Anclas y cruceros

Tras los accidentes causados por los fallos del equipo de fondeo identificados por primera vez durante la pausa del COVID-19, el MAIB ha emitido un boletín especial de seguridad dirigido al sector de los cruceros.

A principios de 2020, la pandemia obligó a la industria de cruceros a una una pausa operativa sin precedentes, por lo que muchos cruceros anclaron en la costa durante largos periodos de tiempo. Lo que ha traído varios incidentes desde octubre de 2020 en los que las anclas o los grilletes de los cruceros han fallado, a menudo mientras intentaban capear de las tormentas de invierno. Llegando al caso del Marella Explorer 2 que perdió sus dos anclas en una semana.

La resistencia del equipo de fondeo está definida por las reglas de la sociedad de clasificación y está pensada para mantener temporalmente un buque en un puerto o zona protegida. En buenas condiciones, el equipo de fondeo debe ser capaz de sostener el barco con un máximo de 48 nudos en aguas tranquilas, pero esto se reduce a un máximo de 21 nudos de viento si altura de ola significativa es de 2 metros.

De los fallos registrados hasta ahora, el más frecuente ha sido el de los eslabones de unión que conectan dos grilletes de la cadena, a menudo cuando una cantidad significativa de esta estaba fuera, en algunos casos hasta con el grillete 11 en cubierta. Aunque el peso adicional de la cadena puede evitar el garreo, en condiciones adversas también aumentará las fuerzas que actúan sobre ella y el ancla. Esta vez la mayoría de los incidentes ha sido por mal uso y no fallos de fabricación, además destaca el elevado periodo que han estado usándose y el desgaste que ello ha conllevado. Boletín de Seguridad

La pérdida de anclas se encuentra entre las cinco principales razones de los costes de los siniestros, la mayoría de estos podrían evitarse con una mayor concienciación de las limitaciones meteorológicas, una mayor atención a algunas cuestiones técnicas clave y una buena practica marinera en general.

El examen de las pérdidas en términos de fallos técnicos u operativos reveló algunas cuestiones clave. Desde el punto de vista técnico, el grillete de entalingadura es el componente con el mayor índice de fallos causantes de pérdidas. Por ello, debe inspeccionarse siempre que sea posible, prestando especial atención al pasador cónico. Asegurar el ancla firmemente en el escoben durante la navegación puede ayudar a evitar vibraciones excesivas que hacen que el pasador se afloje.

Esta entrada fue publicada en Accidentes y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *