Los de la estela del Ever Given

Mucho estamos hablando del Ever Given por su desgraciado accidente, pero nada se dice de los que iban a su estela, que evitaron abordarlo, cruzarse y acabar como él. El Ever Given era el quinto del convoy, apenas llevaba navegadas 9 millas cuando se quedó encajado, las órdenes en el puente y gritos por la radio de los parlanchines egipcios deben de ser para nota.

Tras la voz alarma y reacción inicial, imaginar los puentes y máquinas de los que seguían su estela, el de proa que se cruza y para en seco, a unas dos millas, el Maersk Denver, un panamax, más pequeño, pero con 294 metros de eslora, cargado hasta arriba, y por tanto, con buena vela, sufriendo parecidas condiciones de viento y teniendo que moderar, parar y buscar amarre para no embestir al anterior o cruzarse también.

Y ya lo del Asia Rubi III debió de ser de infarto, este es un bulkcarrier, también panamax, sin tanta vela pero sin hélices laterales, literalmente se echaron encima del Maersk Denver, en la máquina que ven que aquello pasa avante media/poca a atrás toda, en emergencia y repicando, los pistones que empiezan a casi salir volando y los escapes a silbar, los de arriba viendo que no paran, pero que al perder arrancada, se quedan sin velocidad de gobierno a merced del viento, el viejo valorando dar fondo, hacer caso al práctico y todos jurando en arameo por el VHF, las distancias reduciéndose, el tiempo pasando a cámara lenta y todo ello, teniendo que buscar los duques de alba para amarrarse sin casi gobierno y arrancada.

Y los que no habían abocado el Canal, dando la vuelta en redondo y encontrándose de proa a los que ya ocupaban su lugar en el convoy. Sólo por imaginar, pero algo parecido habrá sido.

Poco se dice, pero la pericia y atención de los profesionales que iban a la estela, evitó que el Canal se convirtiese en un acordeón de barcos apilados que bien podía recordar a las playas de Alang o a una autopista de los EEUU con hielo.

Esta entrada fue publicada en Accidentes y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

1 respuesta a Los de la estela del Ever Given

  1. Manuel dijo:

    Buenísimo el relato. Casi como haberlo vivido.

    Acabo de leer que han podido mover un poquito el Ever Given.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *