Nadadores invernales

Llegan las vacaciones o el confinamiento de invierno, quién sabe, y se observa un aumento de los nadadores de aguas abiertas, papanoels haciendo el canelo en puertos y playas o buceadores de temporada invernal, no hace falta avisar que el agua está fría en estas fechas.

Las estadísticas de los pérfidos ingleses indican que con la pandemia los incidentes con bañistas este año les han aumentado un 80% entre enero y noviembre, en parte por el cierre de piscinas y por no poder salir del país a hacer balconing en otros destinos más cálidos.

Además de los parroquianos televisivos de La Concha, que no fallan un día, nadar en el mar es una tradición para muchos durante la Navidad y el Año Nuevo, posiblemente, este año algunos eventos organizados y con seguridad serán cancelados, pero muchos se bañaran igual, así que van unos cuantos consejos, para esporádicos y habituales:

  • No nadar en solitario, dejar noticia de a dónde se va y cuándo se va volver
  • Mirar el pronostico del tiempo, esto vale para todo quisqui que va a la mar y también para el que sale a por robellones, en caso de duda, ir a por níscalos
  • Usar un traje de neopreno ayuda a no pasar frio y de paso aumenta la flotabilidad
  • Por la cabeza es por donde más calor se pierde, usar un gorro fosforito o de colores brillantes va de cine para ser visto y guardar el calor
  • Puestos a llevar cosas, una boya atada con un invento, no está de más
  • Entrar en el agua poco a poco para aclimatarse, nunca tirarse de golpe, se puede producir un choque térmico
  • El choque térmico es una respiración refleja y se produce cuando hay más de 20º de diferencia entre la temperatura corporal y la del agua, así que, si el agua esta a 15º o menos, saltar es una mala idea, se respira agua sin querer al zambullirse
  • Si vamos a bucear, conocer nuestros límites, no pasarnos de profundidad, no ir solos, otra vez
  • Ojo a la hora, que anochece pronto y no es buena idea nadar al atardecer
  • Flotar haciéndonos el muerto es un opción para recuperar fuerzas
  • Unas barras de cialumen, una linterna led o un laser verde deslumbrante son útiles para que nos encuentren si nos pasamos de hora o nos alejamos flotando sin querer
  • Existen bolsas impermeables que permiten llevar el movil, además de la linterna, el laser y las llaves
  • Asegurarse de tener ropa de abrigo para antes y después del baño, no es cuestión de pillar la pulmonía fuera del agua, que los hospitales van como van
  • En caso de duda, pasear por la playa no está nada mal, siempre se puede ir a nadar otro día
  • El 112 es un buen número para llamar si se está en problemas, lo mismo para el paseante que ve a alguien que pueda estar apurado, para estos últimos, tras dar la alerta hay que permanecer en el sitio, y se debe intentar no perder de vista al nadador hasta que lleguen los servicios de emergencia.

    Ale, buen baño

    Photo by Lynda Hinton on Unsplash

    Esta entrada fue publicada en Salvamento y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *