El Soto

Se me quedaba en el camino, el mes pasado se comió a un bicho de Tirrenia navegando cerrado en niebla y ahora espera destino, esperemos que no el del J.J. Sister.

Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *