La correa del ventilador…

Todo fue por una rubia loca que bailaba sola hasta el amanecer, mas bien por una correa del ventilador, afortunadamente no acabaron descansando debajo del mar como cantaban Los Rodriguez.

La Oficina Australiana de Seguridad en el Transporte (ATSB) ha publicado el informe de su investigación sobre la varada el 11 de marzo de 2018 del bulkcarrier Bulk India mientras salía del infecto cargadero que era Port Dampier con 169789 toneladas de mineral de hierro y 17.51 de calado.

Resumidamente, el barco se quedo sin gobierno y propulsión cuando, poco después de dar toda avante, los auxiliares se pararon por alta temperatura del agua de refrigeración, para redondear el día, cuando el generador de emergencia se puso en marcha en respuesta al blackout, también se paro por sobrecalentamiento. La correa del ventilador del radiador, que había roto varios meses antes, no había sido reemplazada y el ventilador no iba.

Como resultado, se perdió el control del buque, y aunque en ese momento aun le quedaba un remolcador firme y dos prácticos a bordo, el timón se quedo clavado con 20° a babor. El barco cayo a babor y acabó varando en un lado del canal. El Jefe y el Viejo llevaban cinco minutos hablando de que aquello se calentaba pero el viejo no se lo comentó a los prácticos, que felices ellos, pidieron más máquina, finalizaron el giro del canal, la metida del timón era para para la caída, y largaron el otro remolcador pensando que ya se iban para casa.

Como parece que la buena suerte les perseguía, pobre Jefe, la correa ya la tenían a bordo, después de 7 meses de pedirla urgente, había llegado en un paquete enviado por el armador pero hasta la salida, con el follón de estar en puerto, no lo iban a abrir y tampoco sabían que la habían recibido.

Esta entrada fue publicada en Investigación Accidentes y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *