Primera licencia en Francia para operar un buque a distancia

Los franceses acaban de dar la primera licencia para navegar a un buque operado a distancia, se trata de un remolcador de altura, el VN Rebel, y la naviera que ha conseguido la licencia es SeaOlw. Nota de la Naviera. El teletrabajo llega para los de puente ;-).

No se trata de un buque autónomo, ya que está teledirigido, no hay ningún complejo sistema electrónico de inteligencia que le permite tomar decisiones según esté programado, sino que un marino lo gobierna desde otra ubicación en tierra, en este caso desde Paris, a 800 Km de Tolón donde estaba el buque.

La Dirección de Affaires Maritimes, la DGMM de nuestros vecinos, indica que la patente no está reservada para la navegación experimental sino también para la comercial, lo cual está muy bien, salvo que por el momento no hay un marco internacional para este tipo de buques, por tanto, los otros países no están obligados a aceptar estos barcos en sus aguas. Desde la naviera SeaOwl indican que han trabajado duramente con Affaires Maritimes y el Bureau Veritas para que el barco cumpla el SOLAS y el COLREG

Para conseguir esta primera licencia, se han tardado 4 años, el Estado francés ha puesto unos 2 millones de euros dentro del proyecto denominado ROSS (Remotely Operated Service at Sea), que tiene un coste total de 13 millones de euros.

Para las pruebas y desarrollo el remolcador ha estado fletado por la Armada francesa, pero la intención de SeaOwl es desarrollar un barco no tripulado que pueda ser pilotado desde un centro de control en Francia capaz de desplegar un robot operado a distancia (ROV). El buque será destinado a misiones de inspección, reparación y mantenimiento para instalaciones submarinas de petróleo y gas en los campos de África Occidental. A ojo, suena que el único que va estar en Paris es el comandante y los africanos van a currar en el día a día.

Para que el invento funcione han tirado del consorcio franco -noruego Marlink, usan satélites redundantes en órbita baja, que los otros tiene mucho retardo, así limitan el tiempo de latencia entre la transmisión y la recepción. Para garantizar la redundancia, el sistema de control incluye un Sealink VSAT con tres antenas y dos enlaces por satélite.

Pues ya lo decíamos, ¡Mira Mama! ahora sin…

Esta entrada fue publicada en Comercio y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *