Espacios cerrados

Informe de la Oficina de Transportes de Malta sobre el accidente fatal del Jefe de Máquinas de mercante de carga general Riga con tripulación rusa.

El 26 de mayo de 2019, el Riga, después de la terminar la carga de virutas de cristal para reciclar, salió de Porto Marghera, Italia.

En la noche del 27 de mayo, el Jefe subió al puente e informó al Primero, que estaba de guardia, que había saltado la alarma de la sentina de la bodega y que tenía la intención de bajar a investigar. El Primero ordenó a un marinero que lo acompañara para abrir la escotilla de acceso a la bodega para mirar desde cubierta, al llegar se encontraron con el engrasador.

El Jefe al notar agua desde arriba, mando al engrasador arrancar las bombas de achique y decidió entrar para ver si era dulce o salada, mientras bajaba por la escalera se cayó. El marinero dio la alarma y en unos 10 minutos el tercero con equipo de respiración lo pudo sacar por la escotilla con la camilla. Una vez en cubierta le practicaron RCP sin éxito.

Aunque el accidente les pillo por la noche, el papeleo estaba en regla, los tiempos y el relato muestran una tripulación entrenada por lo menos sobre el papel

La autopsia determino que la muerte se produjo por asfixia, además se detecto que iba «alicatado», la tripulación no estaba familiarizada con el detector de gases y el agua posiblemente provenía de la propia carga, ya que había llovido días antes.

Esta entrada fue publicada en Investigación Accidentes y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Espacios cerrados

  1. SWELL dijo:

    Esto pasó en el s.XXI con unas tripulaciones preparadísimas gracias al STCW y multitud de cursos de formación y refresco, el caso es presentar al mundo un sector como es el marítimo muy competente.

  2. Marmer dijo:

    La investigación muestra los hechos relatados sin profundizar o cuestionarlos, no hacen de policía, como decía el Gran Larrondo, «más fácil es creer».

    Los rusos disciplina en el relato, se rellenan los papeles que haga falta y a correr.

    De noche, le dan permiso para mirar, pero no vaya ser, rellenan los papeles de entrar en espacios cerrados, no consta que haya equipo en stand-by, pero en 10 minutos, el tercero se pone el ERA, baja, lo inmoviliza en la camilla y lo sacan por el manhole, vamos, ni los marines.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *