MAIB

Embarrancada del transbordador Dieppe en Newhaven en un banco no cartografiado, pero conocido, meses antes ya había caído otro barco de la misma compañía.

El puerto y las autoridades eran «sabedores», la naviera también, el viejo obviamente no, en su descargo tenia la presión del horario, pero olvidó arrancar la sonda (imperdonable a la hora de encontrar el culpable) y por último el tiempo, ese invitado de piedra que había reducido la sonda en el fatídico medio metro.

El MAIB reparte para todos, Autoridad Portuaria, Naviera, barco, Capitán de puerto, VTS, remolcador… y para ellos mismos, El MCA, al no ser capaces de verificar que sus recomendaciones se cumplen.

Merece la pena leerlo y ver los distintos intereses en el negocio.

  • La Autoridad Portuaria: que busca el beneficio con el mínimo gasto y le importa poco la seguridad, otro gallo les cantaría si se les hubiese quedado cerrada por meses la canal.
  • La naviera: que mete barcos del tamaño que le da la gana y no comunica a sus capitanes los problemas de calado del puerto, ni las últimas restricciones.
  • El Capitán: que por presiones asume riesgos, si él no lo hace, otro lo hará, y si ésto pasa en la pérfida Albión, ¡qué no se cocerá en otros caladeros!.
  • El operador del VTS y el Capitán de Puerto: que sabiendo que no cumplía los nuevos mínimos recomendados lo dejaron pasar. El primero, sin autoridad real para retrasar un ferry por unas recomendaciones, empleado del puerto (ése que busca el beneficio), comunicó al segundo la llegada del barco fuera de los límites . El segundo, un terrestre sin ninguna experiencia, ni titulación náutica, (33 años cargando barcos y en el comité de salud), consideró que no tenía autoridad suficiente para parar el barco!!.
  • El MCA, que tiene que confiar en lo que le dice el puerto, incapaz de verificar por sí solo si el puerto aplica las medidas correctoras. Tal es la cosa, que al no poder obligar al puerto, lo que hizo a continuación fue prohibir la entrada del barco hasta tener confirmación de que se han tomado las medidas.
  • El remolcador: que no cumplen los requisitos mínimos del plan de seguridad al no tener potencia suficiente.

En fin, lo dicho, que merece la pena leerlo (41 páginas en Pdf), ver la distancia que pasa el bulbo del pantalán del náutico en el reviro, y pensar que estamos hablando de nuestros vecinos del norte

Rule Britania! Britannia rule the waves. Britons never, never, never shall be slaves. Rule Britannia! Britannia rule the waves…

Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *