Mujeres y niños primero

Parece ser que esta tradición, (que se perderá en favor de la igualdad de sexos), comenzó con el naufragio del HMS Birkenhead el 26 de febrero de 1852.

El HMS Birkenhead era un transporte de tropas inglés de 1910 toneladas, contruido de acero y dotado de propulsión mixta.
El 26 de febrero de 1852, cargado con 638 almas embarrancó en Danger Point, Sudafrica. Tras poner a salvo en los botes a las mujeres y los niños, el Capitán dió la orden de «maricón el último» pero uno de los jefes de la tropa, viendo que los botes podían naufragar con la llegada de más gente, bladió su espada y ordenó esperar a que los botes se alejaran. Se salvaron todas las mujeres y los niños, murieron 445 personas.

Como cuenta Antonio, este naufragio también daría para un MAIB más triste que el mes de abril, botes que no salen, derrota inadecuada, mamparos estancos quitados, dar atras…

Por cierto, el comportamiento de la tropa fué ejemplar y el teniente coronel Senton no necesitó usar su espada, eran otros tiempos

Esta entrada fue publicada en Accidentes. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *