Napesa, Bergé y Acha

Agustín nos pasa el enlace a El País digital (ese que quiso ser de pago y se estrelló), con un interesante artículo sobre el culebron/sentencia de Naviera Peninsular.

En marzo de 2000, la familia Bergé compró a la bilbaína Acha Napesa por 12,02 millones de euros, de los que dejó pendientes de pago 4,81 millones hasta conocer la situación exacta de la empresa. La quiebra de Napesa se decretó, con fecha de abril de 2000, el 15 de febrero de 2001, con un pasivo de 16,59 millones de euros.

Napesa tenía sus 23 barcos en funcionamiento en el momento de la compra.

Los buques estaban tan deteriorados que necesitaban, según la consultora británica, reparaciones mínimas por valor de 7,99 millones de euros para poder navegar y máximas de hasta 9,37 millones. Sin reparaciones no podían navegar. De hecho, los buques no se han reparado y algunos ni siquiera se han achatarrado.

Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *