Sin amarrar

El cartelito dice «prohibido amarrar», según me comentan para dejar más espacio al paso y evitar encontrarte una proa en el camarote, pero qué gusto navegar con la casa, la familia y el coche a cuestas, y encima sin temporales por esos canales y ríos. La barcaza al final tuvo que ser reflotada con la ayuda de otra tirando.

Esta entrada fue publicada en Accidentes y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *