Bengalas

El Tribunal Supremo (TS) ha revocado la sanción de cinco días de salario impuesta a un guardia civil del cuartel de Castro Urdiales que provocó que se pusiera en marcha un rescate marítimo al lanzar por error unas bengalas de socorro para celebrar la fiesta de El Pilar, pensando que eran cohetes festivos.

La noticia fue publicada en el Diario Montañés, está claro que cualquiera se puede equivocar en este mundo y a otra cosa mariposa, sino que se lo digan al brasileño tiroteado en el metro de Londres por error. Pero una vez hecho el mal, lo importante es reconocerlo. Si por accidente o por error, se pulsa el botoncito del DSC, se dispara la EPIRB o una bengala sale a conocer mundo, hay que llamar y comunicarlo, mejor a Salvamento Marítimo, que al 062. Con ello, se evita la salida y el despliegue de medios, que en cualquier otro momento pueden hacer falta de verdad. Los centros de Salvamento Marítimo están, entre otras muchas cosas, para dar servicio y ayudar al marino.

Es importante conocer y saber usar las bengalas con paracaidas, sentir la fuerza que tienen y el taponazo que pegan al dispararlas. En manos de inexpertos pueden llegar a ser armas mortales, en la tacita de plata, hace años, celebrando un ascenso de aquel Cádiz de Mágico, Mejias y cuadrilla, un aficionado murió por el impacto de una de estas. Años despues, en otro partido del Cádiz en Sarria, un niño moría tras ser atravesado su pecho por otra bengala.

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.